Inquietantes anuncios

Llevo un tiempo sin prestar la atención debida a esta bitácora por motivos que sabréis comprender: estoy en plena actividad creadora.
Hoy, tras recibir un mensaje sobre uno de los relatos que publiqué hace más de un año, he visto que la plataforma de wordpress incluye anuncios que yo no puedo ver.

anuncio antiguo de mantequilla

Anuncios de este estilo, imagino yo.

Como, tras la publicación de un escrito, no leo mi propio blog, no me había percatado de que los lectores (es decir: vosotros), encontráis publicidad de todo tipo en la parte inferior de la pantalla.
Esto es lo que yo puedo leer, aunque no veo el contenido del anuncio en cuestión:
Acerca de estos anuncios
En ocasiones, algunos de tus visitantes pueden ver aquí un anuncio.
Quiero saber más | Ignorar este mensaje
He decidido no ignorar el mensaje y saber más acerca de esta actividad furtiva e inquietante. Inquietante, porque los anuncios, aparentemente, sólo se ven “en ocasiones”. ¿En qué ocasiones? ¿Quién decide qué escrito debe ir acompañado de información sobre una eficaz dieta de adelgazamiento, un potente quitamanchas o un seguro de coche a todo riesgo?
Bien, tras indagar un poco más, he averiguado que mantener un blog en la red le cuesta un dinero a la plataforma, y que si no quiero que “mis lectores y lectoras” vean estos anuncios, tengo que pagar una cuota anual.
Mal asunto “mis sufridos lectores y lectoras”. Lamento las molestias que esto pueda causaros pero estoy sin blanca.
Desearía evitaros los inoportunos (incluso irritantes) señuelos publicitarios pero los creadores independientes ofrecemos la mayor parte de nuestro trabajo sin recibir dinero a cambio. Y lo hacemos, porque consideramos que, ante todo, estamos compartiendo algo genuino cuya finalidad es la de conectar, por méritos propios, con un segmento de la población. El que un buen día, tanto a la obra como al artista, les llegue “su momento”, y puedan vivir de sus “producciones” sin necesidad de realizar otro tipo de trabajo, casi siempre ingrato y mal remunerado, es más bien una cuestión de suerte.
Hasta los proyectos más comerciales, pese a tener todo a su favor para “vencer” la resistencia de los “compradores”, requieren de una masa crítica para “convencer”. Y en nuestro caso: el de los “creadores marginales” (porque eso es lo que somos, al divulgar nuestras obras fuera del circuito e influencia de las grandes editoriales), aún más.
Es por ello que necesitamos “vuestra voz”, es decir: que corráis la voz para que se produzca el tan deseado “boca a boca”. Ese pequeño milagro del que tanto se habla en las redes y que un buen día propicia que una determinada creación tuya llegue hasta la persona adecuada, el lugar indicado, en el instante preciso.
Dicho esto, abogo por vuestra comprensión esperando que evitéis todo contacto visual con cualquier anuncio que aparezca en esta humilde bitácora.
La publicidad forma parte de nuestras vidas, y al igual que el ruido de fondo de la gran ciudad o de tu propia mente, puedes apagarlo. Sólo tienes que dejarte llevar (sin miedo) por estas líneas que comparto contigo, aquí y ahora.
No te precipites hacia la conclusión de la historia donde, en vez de encontrar la palabra fin, te puedes topar con un anuncio de sopa instantánea o de teléfonos “inteligentes”. Disfruta de la lectura, y en cuanto llegue el punto final, quédate con la energía de las palabras.
Todo lo demás, tal y como os decía en el último escrito que colgué en esta bitácora: sobra.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: