Archivo de la categoría: Sobre el film “En camino a Turtle Island”

F. David Peat, Mentor Maestro Mago. In memoriam

Quiero pensar en David bailando alegremente, más allá del orden implicado, en esa otra dimensión del misterio, al fondo del mismo acto creativo, en el Big Bang de las grandes y pequeñas cosas que conforman la realidad de los que estamos de este lado del infinito.
Quiero pensar en él, y olvidar que se ha ido, que su cuerpo se ha disuelto en el aire, y que nunca volveremos a vernos en este plano que llamamos vida.
David in Pari foto Miryam Servet
F. David Peat fue, es, y será algo más que David para mí y para el resto de los seres a los que trató e inspiró. Si de algo me siento feliz es de haberlo reconocido nada más posar mis ojos sobre el primer libro suyo que cayó en mis manos: Sincronicidad. Fue en un mes de mayo, a finales de la década de los 80, en un avión rumbo a Madrid. Décadas más tarde, en nuestra aventura común de viajar sin fin hacia Turtle Island, realicé esta fotografía que refleja, como ninguna otra, el sutil baile que desdibuja la percepción de la materia.
F. David Peat © MIRYAM SERVET
David, entre otras muchas virtudes, poseía una jovial disposición hacia la alegría, y una admirable capacidad de deleite ante el júbilo de estar vivo. Por ello, quiero recordarlo así: bailando entre mundos, coreografiando sobre la marcha pasos y gestos de verdadera acción gentil, sincronizando experiencias y transmitiendo esa sabiduría que el tiempo reconoce como suya, y el universo absorbe y proyecta sobre sus lectores, amigos, parientes y familia cercana: esposa, hijos y nietos, a los que David amaba sobre todas las cosas.
Los átomos no imploran descanso eterno, cualquier resquicio material envuelto en la energía de David baila en este instante en que nosotros invocamos su recuerdo, y proclama a los cuatro vientos todo aquello que conforma su esencia.
PARI foto Miryam Servet
Lean sus libros, viajen a Pari, abracen a sus seres queridos, rían, coman y brinden por él, pero ante todo, no dejen de maravillarse ante el misterio de la vida, celébrenla como él hacía: simplificando la existencia, siendo gentiles con el prójimo y respetando la naturaleza.
Anuncios

En camino a Turtle Island

journeying_david

En camino a Turtle Island con F. David Peat

Un viaje sin fin hacia el conocimiento de los nativos americanos 
En camino a Turtle Island*  es una experiencia audiovisual inspirada en formas de percepción habituales entre los nativos americanos. Un mundo de sueños, visiones, arquetipos, mitos, símbolos. El documental narra el viaje del llegando al saber, que F. David Peat realiza a Nuevo México, para sentir el latido del “Renacimiento de Turtle Island”. Y a su regreso a la villa medieval de Pari, en la Toscana, donde reside con su familia, el viaje de Peat vuelve a comenzar en un constante fluir en tiempo y espacio. Porque una vez iniciada la aventura hacia el conocimiento, ya no hay vuelta atrás. Como el propio Peat admite: “Tu vida cambia para siempre”.
El doctor en física teórica, F. David Peat, amigo y colaborador del eminente físico cuántico y filósofo, David Bohm (al que Einstein describió como su hijo espiritual) es uno de los pensadores más estimulantes de nuestro tiempo y autor de más de una veintena de libros sobre ciencia.
*Los indios de Norte América se refieren a su continente como Turtle Island (Isla Tortuga).

Turtle Island

Cuando decenas de colegas y amistades de diversos gremios profesionales se están quedando en el paro, cuando las cifras de desempleo superan el 25%, cuando desahucian a diario a unas 500 familias de sus hogares creando un estado de alarma social sin precedente en la España democrática, una mujer de Barakaldo llamada Amaia, se lanza al vacío desde un cuarto piso y mi mente se para.
Como en cámara lenta, comienzo a imaginar hipotéticos flashbacks de esta jornada en que una comisión judicial se presenta en el edificio de Amaia para proceder a desahuciarla.
No es la primera muerte por esta causa. Sin embargo,  la desesperación de esta mujer vasca viene a colmar ese vaso del que tanto se habla. Y ante la duda de si el vaso está medio lleno de esperanza o medio vacío de lágrimas, opto por bebérmelo y ceder a la resaca.
Llueve en Madrid, lejos de Barakaldo, más lejos aún de mis otras patrias. Pero un cóctel de esperanza y lágrimas siempre me devuelve a Turtle Island. Reviso entre mis recuerdos visuales algo a lo que aferrarme por unos instantes y salir de plano de esta aparente realidad tan amarga.
En camino a Turtle Island, un estado del alma y la conciencia en el que otra forma de percibir es posible: